Por: wbase A: mayo 09, 2016 En: Artículos propios, Fisioterapia Comentarios: 0

La Reeducación Postural Global (RPG) es un método creado hace más de 25 años por el francés Philippe Souchard,  trata el cuerpo como un conjunto evaluando y analizando los síntomas y buscando la causa primaria que los está provocando, con el objetivo de poder abordarla y así tratarlos y eliminarlos, devolviendo la armonía a nuestro organismo.

Con la RPG se trabaja de forma suave, activa, progresiva e individual, siendo un método que puede ser aplicado en cualquier edad, respetando siempre las posibilidades de cada persona.

La RPG sigue tres principios de base:

  1. Individualidad: cada persona es diferente.
  2. Causalidad: Debemos definir cuál es la causa que nos puede provocar una determinada alteración.
  3. Globalidad: El músculo trabaja a través de las llamadas cadenas musculares. Es necesario que se trabaje sobre las zonas a distancia que provocan un desequilibrio.

Objetivos de la Reeducación Postural Global:

  1. Aliviar el dolor o los síntomas de forma duradera.
  2. Evitar las compensaciones.
  3. Corregir las deformidades.
  4. Recuperar la armonía y el bienestar de cada individuo.

Para qué sirve la Reeducación Postural Global:

  1. Reeducación de la postura y aumento de la elasticidad corporal.
  2. Recuperación de problemas articulares.
  3. Prevención en el ámbito laboral, deportivo, postural…
  4. Tratamiento de:
  • Deformidades de la columna vertebral (escoliosis, hiperlordosis, hipercifosis, rectificaciones…)
  • Deformidades de las extremidades (hombros deformados, genu varo, genu valgo, pies planos, pies cavos…)
  • Patología dolorosa de la columna vertebral (cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas, profusiones discales, hernias discales…)
  • Patología articular: artrosis, tendinitis, síndrome subacromial, patologías del manguito rotador, hombro congelado, epicondilítis, síndrome del túnel del carpo, fascitis plantar…)
  • Síntomas neurológicos de orígen mecánico (hormigueo y adormecimiento de las extremidades, dolor de cabeza, migraña, vértigos…)
  • Disfunciones respiratorias.
  • Secuelas de traumatismos (fracturas, luxaciones, esguinces…)