Naturopatía

“Las fuerzas naturales dentro de nosotros son los verdaderos sanadores de la enfermedad”

- Hipócrates

Muchas molestias o dolores que sufrimos a lo largo de nuestra vida no tienen una explicación lógica (caídas, accidentes…) al porqué de su aparición.  Afortunadamente muchos de estos dolores tal como vienen se van debido a la gran capacidad de adaptación y resolución que posee nuestro organismo. Pero hay ciertos casos donde este proceso de recuperación queda alterado debido a carencias minerales o vitamínicas que derivan en problemas con el metabolismo y cuya expresión final acaba siendo dolor en distintas partes del cuerpo.

En Fisiològic creemos que la Naturopatía nos ayuda en el tratamiento influyendo positivamente en el estado de salud, las disfunciones y ciertas enfermedades o patologías. A partir de la naturaleza del paciente y con elementos propios de la naturaleza, educamos al paciente para corregir malos hábitos adquiridos y crear otros nuevos más saludables.

¿Qué problemas tratamos con la naturopatía?

Desde la naturopatía, buscamos las condiciones orgánicas y fisiológicas óptimas de cada paciente considerando la parte física, emocional y mental, de manera que su adaptación resulte lo más natural posible a los cambios del medio en que se encuentra y poder conservar así el estado de salud.

A continuación os dejamos algunas de las afecciones que tratamos desde la naturopatía:

  • Trastornos digestivos: gases, digestiones pesadas, acidez, colon irritable, malabsorción, enfermedad de Chron, hipermeabilidad intestinal (alergias)…
  • Trastornos infantiles: malnutrición, cólicos, inmunidad, dermatitis…
  • Trastornos autoinmunes: alergias, fiebre de heno, dermatitis, lupus, esclerosis múltiple, fatiga crónica, artritis reumatoide, fibromialgia, asma bronquial…
  • Alteraciones nutricionales: sobrepeso, dieta vegetariana o vegana, dieta especial deportistas, retención de líquidos, falta de peso, desintoxición, carencias y malnutrición…
  • Desequilibrios endocrinos: menstruaciones dolorosas, infertilidad, ovarios poliquísticos, molestias menopausia, hipotiroidismo subclínico, celulitis y retención de líquidos…
  • Alteraciones de la piel: dermatitis, psoriasis, acné, exceso de sebo, problemas capilares…
  • Baja inmunidad: gripe recidivante, hongos, cándidas, cistitis recidivante, herpes…
  • Muy habituales: infertilidad, asma-bronquial, “hígado graso”, exceso de colesterol, problemas circulatorios, ansiedad, reumatismos, migrañas, hipertensión, ácido úrico…

Contacto







He leído y acepto la Política de privacidad